Las empresas se encuentran en medio de una transición tecnológica muy importante que afecta directamente a su competitividad. No nos podemos quedar atrás en la carrera por la digitalización de las empresas, ya que la competencia no va a detenerse. Este proceso inevitable, debe hacernos reaccionar y comenzar, desde ahora mismo, el proceso de digitalización de nuestra empresa.

Digitaliza tu empresa ¡ya!

La principal razón para digitalizar nuestra empresa es que, en el entorno competitivo actual, las empresas digitalizadas van a ser más productivas que las demás. Además, las relaciones externas de la empresa pueden verse afectadas por no tener los procesos e infraestructuras digitalizados, aspecto que casi con toda seguridad habrán realizado clientes, proveedores, etc.

Cómo digitalizar nuestra empresa

Por fin nos hemos decidido a comenzar con la digitalización de nuestra empresa. Compramos uno smartphones nuevos, creamos un perfil en Instagram y listo. ¡No!

La digitalización es un proceso que requiere una planificación previa, donde analizaremos aquellas nuevas tecnologías y procesos que se adapten a la empresa y a sus mecanismos. Sólo así conseguiremos que esta digitalización sea realmente efectiva, y se convierta en un arma de diferenciación con la competencia y de aumento de la productividad general de la empresa.

Por eso, vamos a comentar algunos consejos para la digitalización que ayudarán a realizar de forma efectiva este proceso obligatorio.

Detectar las necesidades

El proceso de digitalización comienza siempre con el análisis de las necesidades de la empresa. Así, es posible trazar un plan de digitalización que sea efectivo y que de verdad tenga resultados productivos en nuestra empresa. Un buen análisis también permite ajustar el presupuesto requerido para realizar la digitalización, desechando gastos extras no necesarios.

Digitalizar para simplificar

El objetivo de la digitalización es la de simplificar los procesos dentro de la empresa y con su entorno, para conseguir que sean más efectivos y  productivos. Necesitamos que cada acción de digitalización responda al principio de simplicidad, porque de lo contrario, no estaríamos introduciendo una mejora. Por ejemplo, de nada sirve que instalemos un nuevo software de facturación, si éste va a retrasar los tiempos de confección de albaranes y facturas, que a su vez retrasen la cadena de entrega de productos.

Utilizar el marketing multicanal

Hay una gran cantidad de canales de comunicación y promoción digitales que se pueden utilizar hoy en día (muchas redes sociales, publicidad online, marketing de contenidos…). Es importante que en la planificación sobre la digitalización tengamos en cuenta cuáles de ellos se van a utilizar en este proceso. Además, en el futuro siempre pueden irse abriendo nuevos canales que nos interese utilizar en ese momento. No hace falta que estemos en todas las redes sociales, ya que quizás para nuestra empresa, solo son interesantes algunas de ellas.

Aprender de la competencia

La competencia se está digitalizando, esa es una realidad que tenemos que tener clara. Como hemos dicho, estamos en una carrera, donde siempre es bueno mirar lo que hacen nuestros competidores para aprender de lo que están haciendo bien y evitar sus errores.

Digitalización dinámica

El proceso de digitalización no tiene un final establecido. Se trata de un proceso dinámico, en el que nuestra empresa siempre debe estar preparada para realizar cambios, para así adaptarse al mundo digital que siempre está en constante evolución.  La digitalización conlleva perder el miedo al cambio.

Integración con lo “offline”

Hay que recordar que la digitalización facilita los procesos de nuestra empresa así como de nuestros trabajadores. No hay que eliminar todos los procesos offline simplemente por el hecho de que no sean digitales. No sería necesario, por ejemplo, la eliminación de todas las reuniones físicas y sustituirlas por videoconferencias o conferencias grupales, ya que muchas veces pueden ser más productivas las físicas.

La digitalización de nuestra empresa no puede esperar más. Estamos a tiempo de adaptar nuestra pyme a los tiempos actuales y a los venideros, creando una estructura digital, tanto de procesos como de infraestructura. De esta forma, hará que la empresa y sus trabajadores aumenten su productividad y que la relación de la con el entorno (clientes, proveedores, administraciones, etc), sea mucho más fluida y efectiva.

¿Interesante? Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Post felizmente escrito por Aumenta

Te hacemos crecer en internet.