Digitalización para una empresa no es tener una página web y un perfil en Facebook.  Esta es la primera de las afirmaciones que deberíamos hacer para entender que estar adaptados al mundo digital no consiste solamente en tener una web o una presencia mínima en redes sociales y darnos por satisfechos. Uno de los secretos del éxito de las empresas radica en la constante adaptación al contexto. Vivimos en una época digital sin matices, lo saben nuestros clientes y nuestras empresas deben estar preparadas para responder a sus demandas.

Debemos ser digitales porque nuestros clientes son digitales, seamos una empresa de software o una librería.

1. Entiende que las necesidades han cambiado

En la era digital lo primero que han cambiado son las personas y su forma de comportarse. También sus necesidades han cambiado y por tanto debemos conocerlas para ser capaces de darles respuesta. Las personas esperan de las empresas inmediatez, compromiso, cercanía… una serie de valores que la digitalización nos va a ayudar a ofrecer. El cliente tradicional era menos exigente, menos comparador, más fiel. Ahora nuestros clientes nos exigen más porque internet se lo permite. Nuetra reacción no debe ser quejarnos del medio, quejarnos de Amazon o Booking sino aprender de ellos y ofrecer una oferta alternativa. Por muchos taladros que venda Amazon nunca nunca ofrecerá la atención personalizada de una ferretería de barrio. Por ese motivo las ferreterías no han cerrado como tampoco cerrarán las fruterías, porque ofrecen algo distinto. Se trata de negocios tradicionales para los que la digitalización también puede ser una valor añadido.

Hace ya 5 años, allá por 2013, que una pequeña tienda de Jaén dió una lección de digitalización ofreciendo un servicio de bocadillos por WhatsApp. Este sistema de pedido agilizaba el proceso y facilitaba el pedido a los clientes. Perfecto.

2. Digitaliza procesos y simplifica

La gestión del trabajo interno o la atención al cliente son algunos de los ejemplos en los que la digitalización debe estar presente. Los procesos digitales nos ayudan a mejorar la productividad y, por tanto (esto es importante), la rentabilidad. Algunos ejemplos de esto son el uso de programas de gestión de cliente (CRM) o las agendas colaborativas como Google Calendar. El uso del email en nuestra empresa seguramente esté presente desde hace años pero de su eficaz gestión depende tener una bandeja limpia.

La simplificación de los procesos es deseable para ti y para tu clientes, que lo agradecerán. El tiempo hoy día es un bien muy preciado y nadie va a estar dispuesto a perderlo.

3. Conoce el marketing multicanal

Otro de los cambios que se ha producido es la capacidad de las pequeñas empresas para comunicarse a través de distintos canales. Multitud de canales de marketing se ofrecen a las empresas y muchas caen en el error de estar presentes en todas ellas. Antes de meternos en varios frentes simultáneos debemos ser conscientes de la capacidad de nuestra empresa y actuar en consecuencia. Vamos a pensar una estrategia viable y si hace falta, la faseamos. En un primer momento podemos apostar por un blog y una red social (por ejemplo) y si la cosa funciona podemos ir abriendo más canales de forma secuencial. Existen muchos otros canales que debemos tener siempre presentes como el email marketing, publicidad online, marketing de contenidos…

Un ejemplo de esta estrategia para el pequeño comercio es un kiosco de prensa de Córdoba que entendió que las redes sociales eran un buen sistema para estar en contacto con sus clientes. Información, horarios, reservas, peticiones eran solo algunos de los servicios que podía ofrecer este kiosco de forma fácil e inmediata. Correo electrónico, WhatsApp, Facebook y Twitter, ¡no se quedaban nada cortos!

digitalización en kiosco

El kiosco de Colón en Córdoba nos da distintas formas de comunicarnos en su estrategia multicanal

4. El ojo puesto siempre en las grandes

A las grandes empresas deberíamos tenerlas presentes siempre. No son nuestra competencia directa pero sí deberían ser nuestra fuente de inspiración. Si esa empresa que conocemos ha sacado un canal en el nuevo IGTV, la televisión de Instagram, nosotros deberíamos plantearnos ¿y eso?. No quiere decir que si un grande hace algo así nosotros lo repitamos sin más, ni mucho menos. De hecho, no sería bueno que abrieses cuenta en una red social que no fueses capaz de mantener. El tema está en tener siempre el planteamiento de si una acción llevada a cabo por un grande sería buena o necesaria en mi empresa.

5. Digitalización es cambio

Se acabó la época en la que una empresas se pasaba décadas haciendo lo mismo porque era lo que le funcionaba. El mundo avanza a un ritmo vertiginoso y no podemos mirar hacia otro lado como si nada nos afectase. Digitalización es también una actitud, es estar dispuesto al cambio permamente. En la era digital lo que está de moda hoy no lo está mañana y nuestra empresa debe estar preparada para adaptarse a todas las nuevas tendencias que vayan llegando.

6. Nunca olvidar el mundo offline

Da igual a lo que nos dediquemos, el mundo offline (el mundo real dirían algunos) sigue siendo importante. Existen ciertos valores que solo mediante el contacto físico podremos transmitir. Las relaciones humanas siguen siendo muy necesarias y debemos seguir manteniéndolas. Lo saben las grandes de internet que están abriendo tiendas físicas para no perder ese escenario. Lo bueno sería que el offline se convierta en un canal más de esa estrategia multicanal de la que hemos hablado antes.

Son todos consejos muy genéricos que habría que adaptar a las necesidades reales de cada empresa. Lo que está claro es que si estás leyendo esto es porque mucho más puedes hacer por tu empresa, te invito a ponerlo en práctica desde ya buscando información por internet para ampliar tu conocimiento. Mucho ánimo.

Si te ha gustado el post aquí lo tienes en formato hilo de Twitter:

 

¿Interesante? Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Post felizmente escrito por Nicolás Millán

Socio en Aumenta. Me dedico a la analítica web y el posicionamiento SEO y SEM.