Hace unos años, con el crecimiento de las redes sociales, muchos temieron que el e-mail marketing viviera su ocaso. Sin embargo, este canal tiene cada día más fuerza en las empresas a la hora de fidelizar antiguos cliente y captar a nuevos consumidores. Además, las predicciones apuntan que en este 2016 el márquetin a través del correo electrónico entrará en una nueva era, que fija como objetivo el smartphone. Y es que leer el e-mail se ha convertido en la principal actividad que realizamos con el móvil.

Algunos de los expertos en este campo del marketing aseguran también que este año veremos cómo se perfecciona la automatización. Algunas nuevas herramientas nos permitirán segmentar y mejorar el contenido que enviamos a cada tipo de público. Y lo mejor es que todo ese proceso podrá realizarse casi sin nuestra intervención. Por ejemplo, si un usuario descarga un libro blanco de nuestra web, dos días más tarde se enviará automáticamente un e-mail ofreciéndole algún otro contenido relacionado. La idea es que la audiencia reciba el mensaje adecuado en el momento oportuno.

Otros de los cambios que observaremos serán una mayor personalización y diseños más interactivos. El objetivo es que los usuarios no perciban los e-mails como spam, sino que los encuentren realmente útiles y estén dispuestos a seguir recbiéndolos. En este sentido, las animaciones y los GIFs van ganando terreno en el mundo del e-mail marketing.

¿Ha ganado el e-mail marketing la batalla a las redes sociales?

La supervivencia del e-mail marketing está más que garantizada. Esto no significa que el correo electrónico se haya convertido en un mejor canal de venta que las redes sociales. Hay que tener en cuenta que cada uno de estos medios persigue unos objetivos distintos y que, en la mayoría de ocasiones, lo más recomendable es emplearlos de forma complementaria.

El e-mail marketing nos permite entrar en contacto directo con el usuario, personalizar el mensaje y hacerle llegar justamente lo que está buscando. Esto se traduce en unas tasas de conversión realmente altas, siempre y cuando contemos con una buena base de datos segmentada.

Las redes sociales, sin embargo, nos ponen en contacto con un público mucho más amplio. Son perfectas para aumentar la visibilidad de la marca y para captar a nuevos clientes. Las opciones de segmentación de estas plataformas nos permiten hacer campañas también personalizadas, que son idóneas a la hora de hacer nuevos contactos. Es decir, que las redes nos ayudan a nutrir esa base de datos con la que posteriormente haremos e-mail marketing.

Echad un vistazo a esta infografía y comprobaréis las diferencias entre los dos canales.

infografia-email-marketing-social-media

¿Interesante? Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Post felizmente escrito por Nuria Molina

Periodista especializada en creación de contenidos.